La compañía Endesa ha iniciado en el municipio español de Ferrol una prueba piloto con un camión que consume gas natural licuado (GNL) como combustible, con el objetivo de mejorar las condiciones ambientales 

del transporte de carbón entre su terminal portuaria de Ferrol y la central térmica de As Pontes.

La responsable de la terminal portuaria de Endesa en el puerto exterior de Ferrol, Ana María Paz, y el director de vehículos especiales de Iveco, Italo Palmerini, han presentado el nuevo camión de esta marca, con el que se prevén reducir sus emisiones atmosféricas y sonoras, una experiencia en la que además participa la compañía de transportes Hijos de Justo Martínez Estéllez.

El camión, que se fabrica en España y acaba de recibir desde Alemania el "Premio Europeo a la Sostenibilidad en el Transporte", es un Iveco Stralis Hi-Street de cabina corta y de altas prestaciones, está propulsado por un motor con una potencia de 330 caballos e intarder y cuenta con un sistema de doble alimentación de GNL y gas natural comprimido (GNC).

Para el primero dispone de un depósito de 567 litros y cuatro cilindros de GNC, con una capacidad total de 280 litros, que le dan una autonomía aproximada de 750 kilómetros.