Las autoridades de tránsito de la ciudad canadiense de Hamilton han lanzado la compra de 18 nuevos autobuses que funcionan con gas natural comprimido (GNC), que suponen un ahorro de dinero sobre

 el diesel en el largo plazo. Los autobuses también serían más largos que los actuales para dar cabida a la demanda en la ciudad.

Pero para ser capaz de alimentar los autobuses, Hamilton construiría una estación de servicio por $ 3.6 millones en el Centro de Tránsito de Mountain en Glanbrook. Union Gas sería la dueña y administradora de la instalación, y proporcionaría el gas a través de un tercero.

Durante años, el director de Tránsito de Hamilton, Don Hull, estuvo en contra del uso de gas natural, optando en su lugar por los motores diesel. Sin embargo, alrededor de 2009, el mercado cambió, y ahora el gas natural es aproximadamente cuatro veces más barato que el diesel, le dijo el funcionario a la comisión de obras públicas.

La localidad canadiense ya ha aprobado la compra de 18 nuevos autobuses de motor diesel, pero Hull quiere gastar alrededor de $ 50.000 más por vehículo y comprar unidades que utilicen gas natural comprimido. También prerende comprar autobuses más largos - 18 metros (60 pies) frente a los actuales de 12 metros (40 pies) - para las rutas a lo largo de Barton y McMaster hasta Eastgate Square.

La medida le ahorraría a la ciudad unos $ 980.000 anuales durante los próximos dos años y, finalmente, dejaría de gastar $ 1.49 millones en 2016, dijo Hull. En más de 20 años, podría traer consigo un retorno de $ 41 millones.

Mientras tanto, Union Gas contribuirá con 1 millón de dólares para la construcción de la estación de servicio, según informó Steve Kay, director de Desarrollo de Negocios de Distribución.